una vaca pal rancho


1. ¿Es un gran Rancho Electrónico con nopales automáticos?

En realidad somos un hackerspace mexicano en la Ciudad Monstruo (CDMX) conformado por una comunidad interesada en el software libre, la cultura hacker y el análisis tecnopolítico, la apropiación de herramientas tecnológicas, la defensa de la privacidad y los derechos digitales. Vamos a un ritmo diferente al de otros espacios de innovación y emprendimiento: experimentamos con la tecnología desde una visión crítica, apostamos por la organización abierta, diversa, horizontal y autogestiva, creemos en la colaboración y en la reciprocidad y somos igual de rupestres que la música de Rockdrigo González.

2. ¿Quién pompó o cómo llevan el espacio?

Las personas que asistimos regularmente al Rancho damos una cooperación para los gastos y otra parte la obtenemos al realizar talleres, conversatorios, proyecciones, eventos grandes y chiquitos bajo el esquema de entrada libre y cooperación colaborativa. Es decir, ninguna actividad tiene precio, pero quienes asisten pueden dejar monedas o billetes en nuestra alcancía, llevar comida o café para compartir, ayudar a limpiar, compartir sus conocimientos o lo que crean que alimenta este espacio común. Desde los inicios del proyecto se pensó en este esquema como un eje fundamental para promover la autonomía, por eso no recibimos ni buscamos apoyos gubernamentales, partidistas ni empresariales.

3. ¿Pero qué necesidad económica, ay, para qué tanto problema?

Con todo, enfrentar los pagos mensuales por cinco años ha tenido sus rachas difíciles que nos ha hecho preguntarnos si debemos mantener un espacio físico. En el marco del cierre de espacios autónomos en la ciudad y sabiendo que los tiempos venideros serán más difíciles, queremos fortalecernos con más organización y apoyo de la comunidad. Decidimos usar el fondeo colectivo para buscar compañerxs que crean en nuestro proyecto y puedan aportar una cantidad fija al mes (entre 50 y 100 pesos) para garantizar que el Rancho siga funcionando desde y para la comunidad.

4. ¿Y todo para qué, todo este argüende para qué?

Después de cinco años no sólo hemos imaginado qué significa ser un espacio autogestivo, lo hemos creado. Los hackerspaces son espacios donde la tecnología se vive de forma diferente; modifican la jerarquía asistente-tallerista de los espacios culturales para dar paso a la creación de comunidad y piensan en el intercambio de conocimientos como forma alternativa a las metodologías escolarizadas. En el Rancho Electrónico, además, creemos que un uso autónomo y crítico de la tecnología puede darse como una concurrencia afectiva con sus propios tiempos, momentos y duraciones.

5. Quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi cooperación

Si has decidido apoyar al Rancho:

  •     Escoge en este sitio alguna de las opciones para donar.
  •     Acude al Rancho Electrónico para conocerlo, darnos un abrazo y tu aportación.
  •     Escríbenos si tienes dudas o comentarios a una [at] vaca.ranchoelectronico.org

(Spoiler alert: contamos con costales y ligas por si quieres donarnos tus millones en efectivo)

https://vaca.ranchoelectronico.org/es/civicrm/contribute/transact?reset=1&id=3