quiénes somos


Después de cinco años de conversaciones sobre qué somos y qué queremos, no tenemos una respuesta única: compartimos sueños e inquietudes dentro de una diversidad de perspectivas, objetivos y experiencias de vida.

Somos una comunidad de gente proveniente de las artes electrónicas, las artes marciales, las radios comunitarias, el cine, las publicaciones, la reparación de máquinas, las ingenierías y la gestión cultural, la filosofía, la teoría crítica, experiencias cooperativistas, el trabajo barrial y de calle y las organizaciones sociales, pero sobre todo desde las semillas plantadas por un hacklab y la movida criptopunk, por los festivales de instalación de software libre, los foros de cultura libre, el neologismo “tecnopolítica” y el verbo “hackear”, textos como la Zona Temporalmente Autónoma o el Manifiesto Telecomunista y las pequeñas pero potentes cooperativas tecnológicas y de servidores autónomos.

Resistimos y discutimos mucho, trabajamos por mantenernos en colectivo y crear redes de apoyo con otros espacios y luchas. Estamos en contra de la injusticia, el abuso, la violencia y la privatización en todos los ámbitos. Los transfeminicidios, el extractivismo de las mineras, el asesinato de periodistas, la violencia hacia los pueblos indígenas, la precarización laboral en nuestra generación; nos preocupan tanto como la vigilancia de nuestras comunicaciones como la neutralidad de la red, los emporios tecnológicos y la privatización del conocimiento. Hay quienes consideran que el Rancho Electrónico es un espacio de izquierda, pero también hay quienes cuestionan, de inicio, qué es la izquierda. Lo que sí sabemos es que nos desagrada la derecha neoliberal y que la ultraderecha nos ultracaga.

Aunque no siempre tenemos respuestas sobre nuestro trabajo, lo que nos sobra son ánimos para seguir experimentando la autonomía.